Oliendo a sal y a flores



Era frágil como un pajarito herido que vuela a tirones. Tenía la espalda llena de cicatrices, arañazos de piel roja y secuelas de una vida feliz. La felicidad es la que deja más secuelas, eso es sabido por todos. Sus mañanas favoritas eran las de sol, para ponerse sus vestidos más bonitos. Le gustaban los de flores porque le recordaban a cuando era pequeña y se tumbaba en el cesped entre ellas. Con cuidado de no aplastarlas, a ver el sol de frente. Esas mañanas, cogía su viejo coche, se colocaba las gafas de sol e iba a ver el mar. Una visita fugaz. Olía el salitre y volvía llena de ausencias. Escuchando Joe Purdy muy bajito. En la ciudad los gatos de los tejados se relamían los bigotes y en la librería del centro había libros llenos de polvo. Esa era la siguiente parada. No era una librería normal, tenía un diván al fondo en el que poder leer el libro que quisieras, y la magia de entrar, escoger uno, y empezar a leer era indescriptible. Esos eran sus días de sol. Sal, literatura, polvo. Tras la lectura obligatoria se acercaba a un restaurante de los de siempre, en el que te ponían un vaso de casera y un plato de huevos, patatas, y chorizo. Comía perdiendo la vista por la ventana. Tras la comida, una infusión y dejar pasar el tiempo. Al llegar la tarde, paseaba un poco por la ciudad, observando artistas callejeros y músicos eternos. Las tiendas estaban llenas de gente y las galerías de arte vacías. Disfrutaba entrando a ver fotografías y dibujos, soñando con mundos desconocidos. Con carreteras interminables, máscaras azules y cielos sin una sóla nube. Eso eran sus días de sol. Volvía a casa al caer la noche, con mil sueños de más y la nostalgia pegada a sus pasos. Se hacía un ovillo en la cama y dejaba que la noche la abrazara. En su casa llena de libros, sueños, oliendo a sal y a flores.


"Y no se muevan de su asiento
Que ahora es tiempo para disfrutar del vuelo
Con palomas enganchadas a los dedos
Bordeábamos el mar, el mar.."
Quique Gonzalez

18 comentarios:

  1. Bonitos días de sol. Me has inspirado :)

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada me ha hecho sonreír más, noseporqué.
    (:

    ResponderEliminar
  3. La sal es muy buena para la nostalgia. Para casi todo.

    ResponderEliminar
  4. Un sueño convertido en cuento... gracias por cederlo al mundo

    ResponderEliminar
  5. palabras que pliegan flores.

    ResponderEliminar
  6. cierto...este texto es muy Quique González!
    precioso!

    ResponderEliminar
  7. qué entretenida lectura...como esas que ud recuerda de sus tardes pasajeras...

    (muy buenos esos two cinema, eh?)

    ResponderEliminar
  8. ai! quiero tumbarme en ese prao a ver ese cielo y pasar de tantos apuntes! loca estoy!
    (L)

    ResponderEliminar
  9. Una gran sonrisa es lo que provoca leer este texto. Hermoso, muy de Amelie.

    ResponderEliminar
  10. Sí.
    Se me pliega la fortuna, porque he decidido seguir caminos... y me siento premiado.
    He encontrado en estas palabras tuyas, la nostalgia... y al mar. La música moderada, y los sueños desplegados.
    Me ha parecido lo más adecuado para comenzar a creer en el día.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  11. espero que fuera uno de esos abrazos que calientan los huesos.

    pd: creo que voy a pasarme un día
    por esa librería, a ocupar el diván
    mientras hago que leo algún libro
    escogido al azar.

    (cosquillas
    en la tripa, que ya
    se sabe que son las
    mejores)

    ResponderEliminar
  12. Qué bonita :)
    Ójala todos los días fueran así...días de sol.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Pues aquí tienes otra seguidora más.

    ¡Un beso!

    http://kittyvonkitten.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Te copian http://comodosdesconocidos.blogspot.com.es/2012/05/el-sol-siempre-vuelve-salir-de-entre.html. De nada.

    ResponderEliminar
  15. http://comodosdesconocidos.blogspot.com.es/2012/05/el-sol-siempre-vuelve-salir-de-entre.html?showComment=1379022587685#c6281991877370607492

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa