Como una sirena varada en la arena

La soledad sonora

Siempre hablando de la fugacidad del tiempo, de los sueños que se escapan de nuestras manos. De palabras que mueven mundos y corazones que se mueren poco a poco. Ya no queda gasolina, perdimos la vida pensando en el futuro. Siempre hablando de la inmensidad del mar, de sus respuestas, del canto de los pájaros los días azules, buscando la parte bonita de la rutina que nos ahoga. Olvidando el gris y lo sentimientos que vuelan para no volver. Perdí parte de mi corazón en esos aviones de ida y vuelta, me dejé la risa olvidada en el andén del tren. Si supieras entrar, traspasar la piel, y calmar todos mis fantasmas. Si pudieras mirarme en silencio y entender que lo único que necesito es que me quieras con todas las letras. Que me sorprendas algún día que otro, y me pares en medio de la calle para darme uno de esos abrazos que paran el tiempo. Y la gente se quede mirando diciendo "menudo par de locos". Y el mejor plan del mundo sea quedarnos en la cama. Que arropes mis sueños con tus palabras, que calmes mis ansias de escapar y no volver nunca más. Pero todo se rompió. El tarro de los dulces se cayó al sueño y ahora la cocina está llena de cristales. Me sangran los pies, los ojos, se escapan los sueños por la sangre manchándolo todo de un color feísimo. Tengo los labios salados y los ojos húmedos. Las cañerías de mis lágrimas necesitan un fontanero urgentemente. No se en que momento olvidaste mis buenos sentimientos, que renazco cada mañana y que lo único que necesito es que me apoyes. Que me regales una piedra cada mañana para saber que piensas en mi. Un plan especial para cada domingo. Que me digas: Vístete, que vamos a bailar. Y yo sonría como una loca.

No se en que momento olvidaste que soy cielos, gatos, nostalgia a puñados y un corazón puro que necesita más amor que el resto de corazones del mundo.

“Lléname de tus historias, que se detengan las horas.
Regálame la llave de tu imaginación.
Ojalá la vida fueran sólo estas pequeñas cosas.
Ojalá el mundo existiera sólo en esta habitación”.
“El viaje más infinito que te puedo prometer llega
sólo hasta el domingo más triste de cada mes”.
Algo se rompió en silencio. Empezaba a amanecer...

Y en el autobús de vuelta mirabas por la
ventana memorizando el paisaje que no volverías a ver.

Pablo Moro

11 comentarios:

  1. Me gustan tus sueños, Querida Clementine... Pequeñas cosas que significan todo.
    "Regálame palabras en papel, para que aunque desaparezcan de mi recuerdo, permanezcan en mi bolsillo."
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A veces se necesita más amor, es cierto ;)
    Pd - me gusta Pablo moro

    ResponderEliminar
  3. me siento de la misma manera que tu siempre me haces llorar...
    yo solo necesito una respuesta pero que sea la que yo quiero que difícil es esperar... que difícil es vivir cuando no se es feliz.. y que bonito cuando se esta bien y no tienes tiempo para pensar en nada ....

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, que tristeza se mete entre las costillas al leer este texto, y yo que estos días siento morriña en cada poro... ¡No te digo más! Vaya combinación.
    Un besito linda

    ResponderEliminar
  5. seguro que hay nuevos tarros para dulces.
    más bonitos y especiales, la cuestión es buscarlos rápidamente, para que nos saquen a bailar pronto.
    otra vez.

    dice Otto que muchas gracias por pasarte por el blog, que te lo agradece.
    :)

    ResponderEliminar
  6. me encanta este cd de pablo moro! yo también necesitaba ese "vístete que vamos a bailar" y mirar por la ventana mientras afuera llueve y quedarme en la cama con él...
    y evitar que se rompan los cristales y todo se haga añicos..

    ResponderEliminar
  7. No escuchar
    No pensar
    Ver, un poco tal vez
    Oír, poco más que ber
    Tocar, por supuesto
    Pero más que nada sentir
    Opinión ajena, no enagena.

    arte arte arte
    cómo amarte?
    mi planeta preferido es marte,
    todos los días voy a marte
    no para ilusionarte
    solo para comentarte
    cuánto podes rimar
    con arte.
    (Y espero que este poema no te harte)
    Para hablarte
    tendría que invitarte
    a que hagas arte.
    Nada más bello
    que el arte,
    no helarte,
    abrazarte, desearte, iluminarte, tocarte¿?; acariciarte, mimarte...
    En fin, un sin fin de posibilidades
    sin nada que ocultarte.
    Gracias por dejar expresarte todas estas payasadas sin ánimos de ofender ni asustar ni intimidar, simplemente te invito a que visites mi blog hogar, incluso puedes refaccionarla criticando, ampliando, teorizando, reflexionando, etc.


    ¡Ahh, todo esto es para liberarte!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta tu forma de escribir, no sabría decir como me he sentido tras leer el post, pero sí sé como no me he sentido: indiferente. Simplemente brillante, gracias por compartirlo con todos nosotros.

    Me sentiría halagado si visitaras mis blogs, el primero trata un poco de todo, todo lo que pasa por mi vida basado fundamentalmente en el ámbito de los sentimientos más profundos, y en el segundo lo dedico a dar rienda suelta a mi fantasía (si no lo hacía ya lo suficiente en el primero jaja) y en él he empezado a escribir un relato imaginario, espero que lo disfrutes :)

    http://nochesdesentidos.blogspot.com/

    http://eltronodeloselementos.blogspot.com/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Escribes tan lindo, se me pone la piel de gallina cuando leo tus entradas, y ésta realmente me llegó, más que nada con la frase: 'y el tarro de dulces se rompió', entiendo tú dolor y lo has escrito de un modo tan poético y bonito.

    ResponderEliminar
  10. Precioso... no sé más de ti que esta primera entrada que leo... y no sé si quiero saber más de ti o de lo que escribes... solo espero seguir conociendote y leyéndote.
    Precioso... y gracias por esta entrada
    sonrie!

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa