Crónica del primer día de verano.

Iba tranquilamente paseando cuándo me vi sorprendida por una sonrisa callejera. Era enorme, me miraba fijamente, yo no sabía si debía devolversela o seguir de largo. Pero al final, lo hice. Sonreí abiertamente y le dije: Ya estoy de vacaciones. Ella se quedó congelada, esperando al siguiente viandante. El cielo de hoy estaba más loco que de costumbre. De sol pasaba a nublado, a gotas de lluvia y de nuevo sol. Quizá la vida es así, loca, como el cielo de hoy. Identifiqué mis cambios de humor con el vaivén de las nubes. Comí un bocadillo riquísimo con arena entre mis pies y aunque el mar estaba oculto por una niebla extraña, era feliz. Pense en tí, te recordé, en otro mar, en otra arena, con besos de por medio. Cerré los ojos y soñé, una soñadora nunca debe dejar de hacerlo, ni puede. Me perdí entre los recuerdos, alcé mis palabras al cielo y saqué todo lo que llevo en mi corazón. Que ganas de.. y de ... y en mis ojos existen álbumes de fotos. Te dedicaría la sonrisa callejera y todas las de mis mañanas. Te regalaría un cielo diferente cada día si tú me regalas el que existe en tus ojos.. pero ese es otro tema. Después de mi bocadillo con arena en los pies, un café heló mi garganta. El tintineo de la cucharilla, la liberación de los exámenes. Es verano y las chicas llevan vestidos bonitos. En la cafetería un conocido cantautor regalaba sonrisas a diestro y siniestro y firmaba todo lo que encontraba a su paso. Parece que era el día de las sonrisas. Yo habría empaquetado una (o a mi entera) y te la habría mandado para que te acordaras de mi todos los días. El cielo suspira, todas las películas me recuerdan a tí y toda la gente habla de tu isla. El cielo se nubló, volvió a salir el sol. El agua del mar me trajó recuerdos, un día bailamos un baile prohibido entre su sal y sus peces. No pude evitar sonreir..





Empezó el verano. Tengo ganas de escapar, de vivir un millón de cosas, de que me brillen los ojos y sonría de corazón. De playa, viajes, libros llenos de historias de arena, soñar, cumplir sueños. Tengo unas terribles ganas de vivir. (Dedicado a Judith, que dice que mis historias son siempre tristes :))

Y de regalo una canción:

11 comentarios:

  1. Que tu verano sea todo lo perfecto que desees.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. me dejas boquiabierto clementine!!
    me alegro mucho de leerte contenta!!
    muak!
    disfruta!

    ResponderEliminar
  3. pasalo bien, disfruta, vive, rie, llora, corre, sueña, aburrete y todo esto hasta que el sol deje de brillar...

    un besazo y feliz..."verano, y primavera y otoño e invierno"

    ResponderEliminar
  4. El cielo siempre es un poco loco :)
    ya verás que pronto te regalaran tu pedazo de cielo un beso :*

    ResponderEliminar
  5. nosotras nos iremos a barcelona con nuestros vestidos
    te quiero tanto... (:

    ResponderEliminar
  6. cuanta luz!

    y que bonita cancion

    ResponderEliminar
  7. Identifiqué mis cambios de humor con el vaivén de las nubes...

    me encanta esa linea =)

    muy lindo texto

    ResponderEliminar
  8. una tarde aburrida y mira lo que hice jeje!! pero es muy soso y no me gusta! necesito clases que el tuyo mola, asi al mio no entro ni yo!
    besitosss!!

    ResponderEliminar
  9. A Cat le encantan los cielos locos que tiran agua cuando les da por ahí.



    miau de helado de mandarina :)

    ResponderEliminar
  10. Qué historia tan bonita. Ojalá vuelvan a enredarse los dos, con agua y sal, y el tiempo loco que avecina sol y tormenta.
    Te sigo.
    Un beso MUYGRANDE :)

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa