La despedida más terrible


Llevo muchos días perdida, cada vez que veo un tren me entran escalofríos. Pienso en huir pero eso no calma mis ganas de desaparecer. Y ahí sí que estamos jodidos. He puesto fin a todas las historias y poco queda ya de aquel verano en el que conquistamos el mundo. Hemos olvidado, y ahora sólo vivimos buscando algo que nos salve de esta ruina. Todos los días paso por la misma calle, y desde hace años hay un edificio totalmente derruido por dentro, se puede decir que es una fachada. Dentro habitan pájaros, y a veces los gatos pasean por los huecos de sus ventanas. Supongo que me siento así. Podría vivir de palabras, buscarte en otros labios, pensar que algo vendrá y me arrebatará todos mis principios de nuevo. Podría ser una tormenta y deshacerme sobre la ciudad dejando un montón de charcos a mi paso. Ser una ráfaga de viento, despeinarme y colarme por los pliegues de tu camisa. No sabes lo que daría por volver a verte en tus ojos, hace tantos años que no te veo, que no eres tú. Te has convertido en el reflejo de aquel chico de la mirada triste del que me enamoré hace ya cientos de días. Se te cambió el corazón de sitio. Late sin latir. Mira sin mirar. Las personas nunca deberían perder el brillo que les hace especiales. Supongo que tú dejaste de brillar a mi lado, y ahora eres una sombra gris que de vez en cuando aparece desordenándolo todo. Pero esta vez no es ese desorden precioso del que me enamoré. Es un caos lleno de amargura. Una parada en medio de la vida. Es como si estuviera en medio de una carretera sin saber hacia dónde dirigirme, pero sin caminos, ni un cielo por el que echar a volar.

He olvidado. Toca vivir con lo que tengo, sacar fuerzas de mis ojos verde bosque esperanza. Perder la mirada en carreteras interminables, mientras los árboles danzan a orillas de la carretera. Tomar café y perderme entre palabras. Soñar de madrugada. Ser aquella loca que un día conquistó todo el mundo, hacer la colada, llenar la nevera, bailar, bailar, bailar. Ponerme vestido todos los días y bailar. Hasta que deje de doler.
 
“Tengo una lista de consejos
Si me suicido,
os la dejo encima de la mesa.
Son todos vuestros.

Deberías sonreír
Deberías salir a hacerle cosquillas a la suerte si quieres tenerla
Deberías enamorarte
Deberías follar rápido
y muy lento
Deberías ser feliz.

Debería,
pero no le debo nada a nadie.

¿Meter el dedo en la herida no es sólo otra forma de cerrarla?”

13 comentarios:

  1. Yo tengo que coger un tren el lunes que viene y se me he hace un nudo en el estómago nada más pensarlo...

    En cuanto a las/tus ganas de salir corriendo, escapar, son etapas que se acaban superando, con el tiempo y con no perder esas fuerzas y ganas por comerte el mundo y bailar. Quizá no deje de doler del todo, pero te sentirás un poco mejor.

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Creo que no podría haber sido expresado mejor. Es precioso, de verdad.

    Un beso;
    Unlugarparaperdermecontigo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Cómo echabade menos tus frases... Siempre me hacen verme reflejada.
    No dejes de escribir nunca; para saber como acabará tu historia y como lo hará la mía.

    Un saludo y un abrazo enormes,
    Ana Molly.

    ResponderEliminar

  4. Es tan triste como hermoso lo que escribes.
    ¿Por qué se escribirá más bonito desde la oscuridad?
    Me gusta leerte. Es como pasearse por emociones que suenan casi propias. Inspirador.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Se te nota mucho los deseos de cambio,y es que la vida está siempre en movimiento. Pero cuesta tanto dejar atrás lo que aún amamos?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Increíble, increíble. Concreto, directo, puro y eterno. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuántas veces habré sentido todo eso! :(

    Me ha encantado. Especialmente: "Supongo que tú dejaste de brillar a mi lado, y ahora eres una sombra gris que de vez en cuando aparece desordenándolo todo".

    Todo sigue en orden (desordenado y no amargo) si uno sigue brillando por sí mismo. Fuerzas siempre hay para continuar :) El dolor... no es pasajero. Para qué nos vamos a engañar. Pero con el tiempo acaba perdiendo fuerza. Y entonces es más fácil combatirlo ;)

    Hacía tiempo que no me pasaba por aquí. Sigues sorprendiendo :)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Y vuelve a postear prontoooo. Vuelve ya de vacaciones :P
    Voy a seguir echandole un vistazo a las entradas anteriores.

    ResponderEliminar
  9. eres una cursi petarda.
    anda y que te follen.

    ResponderEliminar
  10. Cuando menos te lo esperas ves que la rutina ya no es rutina. Que el dolor ya sólo es recuerdo. Y que tú ya no eres la misma chica perdida que deseaba encontrarse.

    PD. Qué bonito fue el Skins pure...

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa