Aquella noche había sido una noche más, y a la vez una noche diferente. Traías una camisa de cuadros, mi favorita, algo de barba, y ese brillo en tus ojos tristes. Llegabas casi a la hora de cenar, y prometiste cenarme a mí antes de cenar los macarrones que me habían quedado del mediodía. Apagamos la luz, nos dejamos llevar, París apareció en mis caderas, y acariciaste mi espalda en cada abrazo. Fue algo tan grande, que no pude evitar imaginarme toda una vida esperándote a la hora de cenar. Inventando una receta cada noche, dejándome a mí para el postre, bebiendo vino y contándote el día, desde el primer autobús hasta la lluvia mojándome los zapatos. Contándote que camino siempre bajo el paraguas del Big Ben soñando que vivo en esa ciudad a la que prometimos volver. Imaginé en ese instante que leerías cada noche en nuestra cama, y yo echaría un vistazo a tu libro de vez en cuando, leería en voz alta las frases que me gustaran, y te besaría después. Y una lágrima asomó por mis ojos, y tú me abrazaste, y en tus ojos ya no estaba ese futuro, hacía mucho tiempo que se había desvanecido.

Después, cogimos un autobús solitario que nos llevaba a tu casa y la calle era puro silencio. Hacía frío. Te cogí de la mano y después de tomar una merienda nocturna nos acostamos a escuchar música. Yo insistía en que “la mejor estación es tu pecho” y de fondo Damien Rice nos erizaba la piel. Ya había llegado la madrugada, y nosotros no queríamos dormir. Daba igual el mundo. Yo quería quedarme así para siempre, huyendo de la monotonía, abrazándote antes de dormir y despertando pegada a ti, a tu piel. “Bésame en la noche más oscura, y acaríciame con tus versos más tristes. Y haz sangrar tu pluma hasta que todo haya terminado.”

La mañana llegó, me despedí, te dejé durmiendo, y escribí en una nota invisible todo esto que ahora te cuento. En Oviedo hacía frío, en las cafeterías hablaban del gobierno, el cielo estaba gris, y mis pasos sonaban alejándose de tu casa. Había que enfrentarse a un nuevo día. En medio de la noche te susurré que volverías a enamorarte, te acaricié el pelo, y me di media vuelta. En eso pensaba camino al trabajo, con los ojos llenos de lágrimas.

(Cursiva: Xoel López, “Joven poeta”)

"y esta mínima y lenta procesión de los huesos,

y este temblor de azúcar bajo la lengua cuando
te toco y no sé cómo despiertas y te veo
y tu cuerpo es un río que pasa ante mis ojos
y el amor vuelve a darnos su desmemoriamiento,

y esto quizás no vuelva a suceder, quizás
no vuelva a despertarme con los ojos abiertos,
ni sepa en qué momento de luz interrumpida
la nieve vendrá a verme cuando estemos naciendo

juntos y para siempre, ¿en qué mañana? ¿cuándo
seré sólo una lluvia de ceniza en tu cuerpo
y aún querré estar contigo y vivir una vida,
de después o de nunca, para seguir cayendo?"

“La luz interrumpida”, Luis Rosales

16 comentarios:

  1. Me encantan las voces y los susurros de tu corazón.

    ResponderEliminar
  2. Te copian, te copian mucho y me da pena de que te quiten méritos... Saludos desde Sevilla con mucho arte, como tú mi reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ponme links cuando lo veas que ya me encargo yo. La gente es así. A mi también me da pena, porque más que palabras son sentimientos.

      Eliminar
  3. Cuánta profundidad hay en tu interior! Jo, me ha estremecido la piel.
    Supongo que hay momentos en que te das cuenta de que esa persona es especial, y quieres compartir cada detalle con ella.
    Sólo una pregunta... "Te susurré que volverías a enamorarte" ... entonces es una despedida? un nopuedeser? Ay... que tristes son los imposibles o los talvezenotravida.
    Un besito, artista :)

    ResponderEliminar
  4. Es tan increíble como plasmas lo que se te pasa por la cabeza, toda esa cantidad de sentimientos. Me encanta.

    http://poesenthyacocco.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. No sé que comentar, pero creo que el comentario de arriba resume lo que estoy pensando! :)La verdad es que este poema es un poco agridulce...

    ResponderEliminar
  6. Me encantaa! segui escribiendo y haciendonnos sentir identificadas con lo tuyo. besosss!

    ResponderEliminar
  7. Hola, soy nuevo y no me ubico muxo en esto de los blog, queria saber si alguien sabe como construir una dobladora d etubos(pipe bender), vi que un integrante del blog tenia una antigua, me gustatia saber si puede compartir mensiones(un planito), lo d ela bomba se cambia por una gata hidraulica y listo. Gracias de antemano y muy buen foro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te has equivocado de sitio, aún asir gracias por la visita. Espero que pronto encuentres lo que buscas.

      Eliminar
    2. Creo que te has equivocado de sitio, aún asir gracias por la visita. Espero que pronto encuentres lo que buscas.

      Eliminar
  8. Otra vez en blanco. Me encanta tu forma de expresar.

    ResponderEliminar
  9. Me vinieron a la cabeza escenas de Like Crazy. Será que la he visto hace poco....

    ResponderEliminar
  10. Saludos desde Venezuela, repentinamente me converti en una de tus seguidoras, no puedo ignorar lo increible que es lo que escribes, cada sentimiento, en cada letra, es impresionante como puedes trasladarme a ese momento. tu momento. es realmente fascinante, puedo leer e imaginar lo que va sucediendo y con ese toque de sensibilidad sentirme vulnerable y con el corazon arrugadito porque creo he de sentir un poco lo que pareces haber sentido. Cuantas veces luego de leerte me he sorprendido imaginando todo lo que describes, otras tantas me pregunto como pudiste hacerlo? como pudiste llegarme de tal forma? me he vuelto adicta a tus palabras, a cada letra, cada pensamiento plasmado! A cada sentimiento... Felicidades, Gracias por compartirlo con nosotros.
    (Disculpa por la falta de acentos, estoy desde una laptop que no es la mia y tiene un rollo aqui con eso de la configuracion de acentos, etc)

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa