Hasta dentro de diez mil años.

Existe un lugar donde puedes servirte la cantidad de café que desees y cuantas veces quieras. Dónde todo está lleno de colores y los cocodrilos llevan mochila y vestido azul. Los armarios son de cuento, las camas las mejores y está todo amueblado acorde con los sueños de cualquiera. Si miras arriba sólo ves cielo azul. Si miras abajo el suelo se convierte en poesía. La contraseña para abrir cualquier mundo es : te querré hasta dentro de diez mil años, y nada caduca. La alegría es eterna, y si coges a alguien de tu mano es para siempre. No tienes que deshacer y crear nuevos recuerdos porque tan sólo existe el presente. El mejor. París es una habitación y el mar sale por el grifo del baño haciéndote soñar más que nunca. Si quieres puedes vivir al lado de un faro o lejos de la multitud, afuera todo serán gritos mientras tú sólo gritas por dentro felicidad. Que estalla, se contagia por el mundo y convierte todo en sonrisas al revés. Sonrisas con piernas que corretean por el mundo. Perdona si no soy capaz de planear más allá de un par de meses, la vida me enseñó a vivir el día. Y todos son especiales. No importa si la gente nos mira extrañada si una araña gigante me ataca en medio de un centro comercial. Tampoco que últimamente sólo vea películas japonesas, sus protagonistas están aún más locas que yo.. y sería capaz comprarte peces todos los días y llenar tu pecera sin que tú te enteraras. Mirarías extrañado, y le preguntarías al despertador si fue testigo de algo, porqué se retrasa, y si tiene algo que ver con la tristeza. Quizá te responda: Llevo mucho tiempo deseando parar el tiempo y creo que lo estoy consiguiendo. El misterio de los peces es otro tema. Hay una extraña mujer que se cuela y salta encima de tu cama imaginando una vida contigo. No hace falta que me regales un cocodrilo con mochila, ni que el café sea interminable, tampoco a donde vayamos porque cualquier lugar donde estemos será París. Los parques celebran el día del amor, los bancos abrazan a las personas que tienen encima, los árboles siempre señalan el infinito.. Y por mucho que me empeñe en ser pesimista, sonrío como nunca. Quizá esto no tenga fecha de caducidad. O sí pero dentro de diez mil años..

12 comentarios:

  1. Empecé leyendo sin más y, no sé cómo, para cuando llegué al final me había autoimpuesto una banda sonora para leerte...

    Chico fabuloso de Zahara..sobretodo la parte en la que dice "cualquier lugar del mundo es nuestra casa si estás túu"

    No sé, a veces hacemos asociaciones y no sabemos ni por qué, pero yo la hice y quedé supersatisfecha :P

    ResponderEliminar
  2. Ups, el comentario anterior lo borré yo, esque me publicó el mismo dos veces!

    ResponderEliminar
  3. :) qué bointa la foto de los soñadores... y el texto es un fantástico hogar de letras para dos (me encantó!) biquiñosss!!! :)

    ResponderEliminar
  4. yei!!clementin!!una gran alegria y un plaer leerte así!!!^^
    salto como las ranillas!!^^
    besotes corazoon!!!

    ResponderEliminar
  5. Oye, pues si te gusta Zahara te informo, por si no lo sabías, de que viene a Gijón el 5 de Diciembre ;)

    ResponderEliminar
  6. Menudo descubrimiento el mío,pasar por aquí es magia.


    Un saludo y una varita.

    ResponderEliminar
  7. Pero que maravilloso sentimiento!

    Un beso con gotitas de agua!

    ResponderEliminar
  8. ME encantó sobre todo esto:
    Perdona si no soy capaz de planear más allá de un par de meses, la vida me enseñó a vivir el día. Y todos son especiales.
    Muy lindo. Casi mágico!

    ResponderEliminar
  9. para cuando un viajecillo a ese lugar en el que no hay que pensar en nada mas que lo que nos apetezca en el instante? espero que estes sonriendo todo lo que te mereces!
    muakss!!

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por ponerme el corazón en la boca.Precioso a la vez que esternecedor.
    Muak

    ResponderEliminar
  11. Precioso!!

    Sin mas palabras...

    un besazo

    ResponderEliminar

Píntame una sonrisa